«Tuvo una muerte horrible por falta de atención en EPS»

Angélica, «una víctima más de las EPS»

Tras soportar las dolorosas ampollas y úlceras causadas por el pénfigo vulgar que le diagnosticaron en noviembre de 2015, Angélica Arrieta Torres falleció ayer.

La mujer, usuaria de Salud Total EPS, permanecía recluida desde el pasado 13 de agosto en la Clínica Cartagena del Mar, a la espera de ser atendida por médicos especialistas. Lea aquí (Las ampollas están acabando con la vida de usuaria de Salud Total EPS)

Así lo había denunciado a este medio su esposo, Wilson Arrieta, quien en una solicitud de cambio de IPS enviada a Salud Total EPS y al Dadis, advirtió que la paciente “requiere de manera urgente servicio de especialista en dermatología, con el cual no cuenta la Clínica Cartagena del Mar, además de que debido a la presencia de moscas en el lugar en el que permanece, le han extraído aproximadamente 100 larvas de moscas”.

Por tales razones, en ese documento, firmado por la Defensoría del Pueblo, en ejercicio de la acción que les compete, Arrieta recalcó que Angélica necesitaba ser atendida en una clínica de mayor complejidad y en condiciones adecuadas de asepsia.

El estado de la mujer, madre de dos niñas de 5 y 11 años, era aún más crítico por el crecimiento de dos bacterias: pseudoma aeruginosa y Klebsiella sp. Ambas son difíciles de tratar porque los microorganismos son altamente resistentes a muchos medicamentos.

No obstante, “el trato que le dieron fue inhumano, sin ninguna consideración. Un trato esporádico y sin seguir ningún protocolo”, aseguró el defensor del Paciente, Henry Vergara Sagbini, quien conoció el caso de Angélica la semana pasada.

Dijo que “la señora tuvo una muerte horrible, como si se le hubiese quemado todo el cuerpo. El pénfigo es una enfermedad muy difícil de tratar porque está dentro de los trastornos autoinmunes, como cuando uno coge un revolver y se suicida. Además se le infectó y nunca se le brindó la atención adecuada. Es una víctima más de las EPS, no tengo la menor duda de eso. Un caso emblemático de la permanente mamadera de gallo para atender a estos pacientes”.

SIN TRATAMIENTO INTEGRAL
El Defensor del Paciente explicó que la mencionada paciente, “necesitaba un sitio especial y se limitaron a darle un tratamiento sintomático, es decir, para las infecciones y dolores que se le presentaban. Nunca recibió un tratamiento integral, que debía ser hospitalización en un lugar con todos los aislamientos posibles para evitar las infecciones cruzadas porque incluso en una oportunidad cogió la larva de las moscas y se llenó de gusanos”.

“Hicimos una gestión -alegó- para que la viera un infectólogo que se dedica a los pénfigos autoinmunes, en Medellín, pero a ella se le agregaban muchas cosas, entre ellas la humildad de su esposo, que vivía en Villas de Aranjuez y con las uñas se mudó más cerca (La María). Ese hombre andaba de un lado a otro, por lo que fue a mi consultorio e hicimos el contacto para ver si la señora podía trasladarse, pero es un tratamiento muy costoso que debía autorizar la EPS. En eso quedamos, el señor dijo que regresaría, pero lastimosamente la paciente se agravó y no pudo salvarse”.

El Universal llamó en varias oportunidades a Wilson Arrieta, esposo de la mujer fallecida, y este tenía el celular apagado.

HABLA LA EPS
Sobre las causas de la muerte de Angélica, el Vicepresidente Técnico y de Salud de Salud Total EPS, Jorge Tamayo, afirmó que las lesiones en la piel le ocasionaron una infección sistemática generalizada que le produjo un paro cardiorespiratorio.

“La muerte está contemplada dentro de los desenlaces que puede pasar en un cuadro de la señora, porque es un cuadro muy dramático, muy complicado, de 10 meses de evolución, de unas erupciones en la piel grandísimas, para las que le brindamos atención desde el 28 de octubre”.

Tamayo indicó que desde esa fecha “nuestro archivo de historia clínica muestra mínimo una atención al mes, bien sea una hospitalización, un manejo por el dermatólogo o por internista (…) Tuvo dos hospitalizaciones previas en Cartagena (noviembre de 2015 y julio de 2016), donde pudo ser dada de alta sin ningún problema”.

Añadió que “en agosto llegó con las ampollas comprometidas, miasis con gusanitos en las lesiones (…) Tuvimos que entrarla a cirugía para rasparle la piel y quedó tan expuesta que necesitaba ser remitida a una unidad de mayor complejidad, por eso la remitimos a la unidad de mayor complejidad para esa patología en la Costa, que es la Clínica Reina Catalina en Barranquilla, el 27 de agosto, pero la familia no aceptó. Esa remisión tampoco hubiera garantizado que el desenlace de la señora no hubiera sido el que tuvimos, pero fue bien manejada ambulatoriamente hasta que vimos necesario mandarla a otro nivel de complejidad”.

¿QUÉ CAUSA EL PÉNFIGO?
De acuerdo con NIH, se desconoce la causa exacta de este ataque del sistema inmunitario.

Sin embargo, algunas veces es causado por ciertos medicamentos, entre ellos un fármaco llamado penicilamina, el cual elimina ciertos materiales de la sangre (agente quelante), y medicamentos para la presión arterial llamados IECA (Inhibidores de la Enzima Convertidora de Angiotensina).

Durante el pénfigo vulgar, las úlceras cutáneas se drenan, supuran, forman costra, se pelan o se desprenden fácilmente.

Acerca de Consejo de Redaccion
El Acontecer es Propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA Gerente General y Director Digital:Mauricio Martello Consejo de Redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

Leave a Reply

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Asesor de Sistemas: Jairo Enrique Amaris Hernandez
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez
Winston Morales Ch.
Mauricio Zapata Hoyos

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.