“TU te cuidas, me cuidas a mí”. Una mano lava la otra..!

REFLEXIONEMOS EN ESTOS TIEMPOS DE PANDEMIA 

    

Por: William Hundelshauseen Carretero 

Presidente Nacional APIC 

www.elacontecer.co

@El_AcontecerCol

Ya llevamos más de año y medio de una pandemia y, aunque aún no es posible sacar conclusiones de lo que ha pasado, sí quisiera hacer algunas reflexiones. En primer lugar, me parece imperativo resaltar la importancia que en este tiempo ha adquirido la responsabilidad personal, de todos, para colaborar y poder salir de esta crisis sanitaria. Por un lado, cada uno de nosotros ha debido cumplir con aquellas medidas impuestas por la autoridad de distanciamiento físico, autocuidado y cuarentenas. Hoy, más que nunca, todos debemos cuidarnos y ser conscientes de que “si yo me cuido, te cuido a ti” y si “tú te cuidas, me cuidas a mí”. 

Pero también las autoridades, políticos de todos los sectores, periodistas y aquellos que tienen la capacidad de influencia en la ciudadanía, debemos, contribuir arduamente a que como país bajemos la tasa de contagiados y salvar vidas. Tan insólito como aquellos que quieren ir a la playa un fin de semana, van al supermercado estando contagiados o quienes organizan fiestas durante el toque de queda, es que ex autoridades, políticos y “rostros” hayan salido en defensa de los que han vulnerado cuarentenas o que sigan reclamando o exigiendo medidas en materia sanitaria, que sin duda son complejas y que requieren un conocimiento y expertise que no tienen. Estas decisiones deben ser valoradas y respetadas, porque son tomadas con responsabilidad, tras evaluar numerosas variables que han de considerarse antes de tomar decisiones complejas. 

Esta pandemia también ha tenido un lado positivo y nos está enseñando mucho, derribando mitos, como cuán aplicable es el trabajo remoto y su productividad; nos mostró que fue posible priorizar y ordenar las compras de primera necesidad; que las plataformas digitales no son sólo para millennials y centennials, sino que se han convertido en una herramienta con la que muchos colombianos pueden trabajar, acceder a salud, educar a los hijos y extenderse frente a este escenario tan adverso. 

La OMS explicó recientemente que la etapa a la que nos estamos aproximando, no se trata de una vuelta a la realidad que teníamos antes, sino que se enfoca “al mantenimiento de vigilancia epidemiológica, test diagnósticos, en fin, una serie de acciones para lograr que las olas siguientes puedan ser controladas”. En esta misma línea, señala que es necesario empezar a tener presente que tendremos una “nueva economía mundial post Covid-19”, marcada por la importante recesión que puede traducirse en hambruna, falta de medicamentos, de cuidados médicos, una baja importante en la calidad de vida, desempleo, entre otros. 

Es un deber interpretar el momento presente, no solo buscar soportarlo o escapar de él: “¿Qué significa que Dios haya permitido (o provocado) estas condiciones temporales en las que nuestro estilo de vida elitista de viajeros internacionales se ha quedado en tierra, nuestro consumo se ha reducido al mínimo, nuestros días están ocupados con las responsabilidades básicas para nuestras familias y comunidades inmediatas, nuestros recursos y esperanzas económicas han disminuido, y nos hemos hecho más dependientes unos de otros? ¿Qué significa que nuestros Estados naciones de pronto parezcan menos poderosos y nuestros ejércitos sean infectados por un contagio invisible que no pueden erradicar, y que los países más avanzados en materia tecnológica se enfrenten a la humildad de sus límites? … Podríamos pensar que nada de esto nos dice algo sobre nosotros mismos, ni sobre la compasión y justicia de Dios. Pero si solo queremos que todo esto pase con la esperanza presurosa de regresar a la normalidad, tal vez no hayamos entendido el objetivo fundamental del ejercicio”. 

Plantear estas preguntas no implica respuestas crudas o simples, ni respuestas que cualquier ser humano pueda defender con certeza. Sin embargo, debemos buscarlas de todas formas, puesto que, si hay un mensaje que podemos llevar al mundo ensombrecido por una plaga, es que el sufrimiento sin sentido es el objetivo del demonio, y encontrar significado en el sufrimiento es la obra salvadora de Dios. 

Acerca de Consejo de Redaccion
El Acontecer es Propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA Gerente General y Director Digital:Mauricio Martello Consejo de Redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

Leave a Reply

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Asesor de Sistemas: Jairo Enrique Amaris Hernandez
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado
Maria Camila Ruiz Bonilla

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez
Winston Morales Ch.
Maria Camila Ruiz Bonilla
Mauricio Zapata Hoyos

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.