Restitución de tierras y Posconflicto

Los montes de María
Los montes de María y su restitución de tierras

Restitución de tierras y posconflicto.

Por: Juan Carlos Guardela Vásquez.

Durante décadas se despojó de sus tierras a grupos de campesinos y minorías étnicas en  toda Colombia por parte de la guerrilla y de los grupos paramilitares. Hoy la restitución de  esas tierras a sus dueños tiene un peso simbólico, histórico y político a pesar de los altibajos  de las medidas que se han tomado. Este arduo trabajo, fruto del esfuerzo de las  organizaciones y de la decisión política de diversos sectores y del Gobierno, definió dentro  de las disposiciones generales lo que es ser víctima y estableció parámetros de defensa de  dichas víctimas dentro de los procesos judiciales, y definió como prioridad la ayuda  humanitaria.

No obstante luego de algún tiempo se evidenció que la Ley de Tierras tuvo opositores los    cuales crearon incluso nuevos “ejércitos” para oponérsele. La cosa les funcionó de tal  manera que muchas de esas tierras han llegado a mano de los victimarios y no de las  víctimas. A través de una mecánica corrupta se dio el traspaso forzado de títulos. Estas  tierras fueron despojadas con la complicidad de funcionarios locales en los apartados  municipios y fueron posteriormente transferidas a grupos de empresarios, sociedades y  particulares, quienes fungieron como compradores.

El temor de los analistas es que hoy, cuando ya algunos de los perpetradores de las  masacres queden al día con Justicia y Paz, vuelvan a sus viejos dominios y empiecen a  cobrar lo que sus “testaferros” dieron en restitución. Así serán ellos quienes se mostrarán  esquilmados y no sus víctimas.

Los campesinos que retornen a sus tierras tendrán que asumir deudas impagables y con  innumerables problemas legales poniendo en tela de juicio la restitución de derechos y la  inoperancia de la ley.

Pero las cosas no han mejorado en materia de seguridad y da miedo el destino de los líderes  de restitución en zonas como los Montes de María.  Pero al lado de esto continúan  problemas que impactarán notablemente la restitución. Es el modelo económico de    producción agrícola y las condiciones de vida indignas. Este tema deberá abordarse con  sumo cuidado en la agenda del pos conflicto y más específicamente en los departamentos  del Caribe, ya que aún la semilla de injusticia social está viva.

Todas las tierras que deberán restituirse están en viejas zonas de disputa entre los actores  armados y fueron escenarios de nuestra gran tragedia. Al mismo tiempo está latente el  hecho de que se cerraron fincas y fábricas acabando así los intentos por consolidar una base  productiva. La creciente concentración de la riqueza en manos de unos pocos se asoció a  una inversión estancada, un mayor desempleo y una disminución de salarios.

El Gobierno sabe que lo que hay que cambiar es el modelo económico lacerante que se  aplicó por siglos y que dio como resultado estos escenarios de confrontación. En Colombia  prevalece un modelo con ganadería extensiva, latifundio y alta concentración de la tenencia  de la tierra al lado de niveles de pobreza impresionantes. En estas circunstancias de  empobrecimiento, inversión económica y ubicación geoestratégica al parecer continuará el  germen de la guerra.

Otro punto de importancia es que a quienes se les restituirán sus derechos y sus tierras  deberán superar el resquemor que tienen ante un Estado que los ninguneó por mucho  tiempo y tendrán que empezar a creer que esta paz que se acerca no es una paz endeble.  Allí el cuerpo de legisladores deberá asumir un serio compromiso con todas las regiones del  país. De igual manera el compromiso es serio para las guerrillas que ingresen a la  construcción de la paz.

12776902_10153947319247387_1515103731_o

Para Colombia entera sería saludable aventurarse y avizorar cómo serían los escenarios en  donde se dará el pos conflicto. El primer escenario sería el de una zona rural sin problemas  de orden público, lo cual haría que el campo empezara a ser mirado como lo que es: el gran  potencial de toda nación. Ninguna economía prevalece sin reforzar ese primer sector. Así  mismo las tradiciones de convivencias nutridas a lo largo de décadas volverían a imperar en  la vida de los colombianos. Entre todos debemos acabar de una vez por todas con el  paradigma que se cierne en nuestras regiones: país rico cercado por la indiferencia o por la  sangre.

 

Acerca de Carolina Herrera
El Periódico El Acontecer, es propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA. Gerente general y director digital: Mauricio Martello Consejo de redacción : Carolina Herrera
pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Asesor de Sistemas: Jairo Enrique Amaris Hernandez
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez
Winston Morales Ch.
Mauricio Zapata Hoyos

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.