“Qué lástima que Cartagena, sea reconocida nacional e internacionalmente por el alto grado de corrupción y violencia”…Hundelshaussen

¡Por alto grado de corrupción!, reconocen a Cartagena

Por: William Hundelshauseen Carretero
Presidente Nacional APIC

Que lástima que Cartagena, sea reconocida nacional e internacionalmente por el alto grado de corrupción y violencia, que día a día alimentan su imagen ya en detrimento frente a la comunidad mundial. A partir de las últimas administraciones nombradas por el presidente y elegidas por el elector primario, 11 en ocho años, se empezó a vivir una impactante oleada de corrupción asociada con los nexos de políticos con los carteles de la parapolítica. Esto terminó en uno de los procesos más vergonzantes para Colombia, en el cual los mal llamados padres de la patria del departamento de Bolívar, se vieron involucrados al punto de pagar con cárcel a través de una investigación judicial que sin embargo terminó con la absolución de algunos a pesar de todas las pruebas que se aportaron.

A raíz de esto los problemas vigentes en Cartagena, siguen causando daños ya que se ha convertido en una política desordenada que le ha permitido progresar desigualmente configurando el desarrollo urbano al no responder a los flujos del desplazamiento poblacional interno por los cambios de alcalde casi qué anual. El crecimiento demográfico ha desbordado el tamaño razonable de su expansión geográfica, con la llegada de miles de venezolanos, que reproducen parcialmente los problemas concomitantes a su diversidad regional. De modo que, contradictoriamente, la carencia de un sentimiento colectivo, ya que el principal patrimonio de un gobernante es la confianza de sus gobernados en su gestión de gobierno. Si esta confianza no existe es porque el pueblo ha perdido la fe en la acción de la administración por razón de no cumplimiento de los compromisos adquiridos a través de promesas prometidas; esto conlleva a que el pueblo piense que fue engañado y sienta que ha sido mancillado su honor cívico y patriótico, produciéndose un fuerte rechazo hacia el administrador Distrital, y generando en consecuencias desconfianza. Y es que el pueblo que pierde la confianza en su gobernante, pierde la fe en su futuro, pues lo que le queda es solo incertidumbre, más cuando se está a la espera del nombramiento del alcalde número 12 en menos de ocho años.

En la actualidad las cosas no han cambiado respecto a la política, es más si se dijera que están peores que nunca no habría mucho que discutir. Desde el 2010, se abrió un nuevo proceso judicial contra la corrupción de políticos, que se hizo notar a través de las mermeladas, carrusel de la contratación, contratación sin el lleno de los requisitos, pago de dadivas a financistas de las diferentes campañas políticas a raíz de las alianzas ilegales de algunos políticos investigados y otros en la cárcel. En Cartagena el concepto de política es uno que ha sido subvalorado e incluso cambiado tanto hasta tal punto que parece que somos tan solo una minoría desafortunada quienes parecemos padecer de ella. Es difícil decir que existe la política en Cartagena, o más bien es mucho más difícil afirmar que su definición se cumple a cabalidad aun cuando se comienza en una contienda electoral y en la etapa final se renuncia o se saca de la misma por no haber cumplido con los requisitos establecidos en la Ley, y comienzan los caciques a demostrar sus influencias y poner a quienes son de su confianza, que hayan demostrado lealtad y cumplimiento de su deber para saquear al vulnerado Distrito.

El tema, se ha concentrado notablemente en los problemas tradicionales asociados con la violencia, tales como el surgimiento y prevalencia de la guerra de pandillas o de grupos organizados al margen de la ley relacionados con el tráfico de drogas o con actividades de justicia privada y ‘paramilitares’ evidenciando un dramático crecimiento. El interés se concentra en esas expresiones de violencia asociadas con el contexto de conflicto urbano, las cuales debido a su grado e importancia debe comenzar a llamar la atención del gobierno y los académicos.

Los dirigentes políticos parecen no estar al tanto de la situación deplorable en la cual se encuentran sus gobernados, que cada día se les es difícil conseguirse el pan diario, y cuando lo consiguen les he difícil repartir entre tantas bocas que alimentar. De ahí, ¡Por alto grado de corrupción!, reconocen a Cartagena.

Acerca de Carolina Herrera
El Periódico El Acontecer, es propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA. Gerente general y director digital: Mauricio Martello Consejo de redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico : Antonio David Castellanos Lenes

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado
Winston Morales Ch.

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.