LÍDERES EN POLÍTICA DEFORMAN A CONVENIENCIA LA VERDAD

Cartagena y el departamento de Bolívar son extremadamente excluyentes.!

Por: William Hundelshauseen Carretero
Presidente Nacional APIC

 La verdad y la política nunca se han llevado bien, pues existen grandes desencuentros entre la transparencia y la gestión política y la veracidad no se encuentra entre las virtudes propias de los políticos. Aunque no me refiero tanto a la verdad en sí, sino al modo con el que ellos la suelen defender, como si fuera definitiva, absoluta y más allá de toda crítica; algunos políticos creen que por poseer el poder y detentar la autoridad son, también, poseedores y guardianes de la verdad.

 Cartagena y el departamento de Bolívar son extremadamente excluyentes. Basta una mirada desprevenida a los listados de desigualdad para darse cuenta que en cuanto a ingresos, tierras, servicios estatales y muchas otras estadísticas las brechas son enormes. No es extraño entonces que la exclusión haya sido una de las causas más citadas en esta campaña proselitista por los candidatos que vociferan que: “ahora si llego el cambio”. Pero la realidad es más compleja que eso.

 La desigualdad no necesariamente causa insubordinación, mucho menos una insubordinación violenta. No hay que ir a buscar otros casos, en la misma Cartagena proliferan sociedades muy desiguales que han resistido el paso del tiempo con muy poca violencia. Se necesitaron entonces otras causas y otras variables para que en la Ciudad surgiera un conflicto interno lo cual se centra en la forma cómo la exclusión interactúa con una de esas otras variables, la inseguridad que fue tomando forma por la tolerancia, paciencia y cobardía de sus líderes al asociarse con los politiqueros de turnos y hacerse elegir con el voto del más necesitado y posteriormente el más olvidado, pero siempre recordado cada vez que arman la carpa del circo para presentar a los trapecistas, malabaristas políticos y no pueden faltar los payasos que a la larga son los que en vez de hacer reír a su gente la hacen sufrir durante 4 años.

 Desde hace años -con más fuerza cada vez que se avecina un proceso electoral para elegir a los voceros del pueblo-, no sólo en el mundo de la política, sino también en el mundo de lo social, existe la convicción de que los políticos, a conveniencia, no dicen la verdad y a eso acostumbraron a un pueblo masoquista, que sabiendo que les miente y las consecuencia de esa mentira; lo aplauden y le siguen, teniendo la certeza de que las promesas electorales son baúles de mentiras y gran parte de los programas, ramilletes de futuros incumplimientos. Decía Sófocles que “una mentira nunca vive para llegar a vieja”; yo añado, y, menos, la mentira que procede del poder político; la mentira es la forma más cobarde y simple de autodefensa. Me da sana envidia reconocer que en los países más democráticos mentir en sede parlamentaria es un delito que conlleva consecuencias políticas. Los Estados Unidos – “caso Nixon” – son un ejemplo. Igualmente es cierto que la mentira política existe desde siempre; que las reglas y la técnica de lo que antaño se llamaba “demagogia”, hoy llamamos “manipulación o propaganda”, han sido sistematizadas y codificadas desde hace miles de años. Aun así, nunca se ha mentido tanto como se hace hoy en día, y nunca se ha mentido tan masiva, tan íntegra y cínicamente como en la actualidad sin que de esa práctica se deriven responsabilidades.

 Pero sin profundizar en conceptos filosóficos o morales, entiendo que lo que hacen los líderes en política es deformar a conveniencia la verdad que le interesa a la sociedad o manipular por intereses de partido la realidad que interesa a los ciudadanos; es decir, los criterios de verdad no remiten a su valor universal sino a su conformidad con cierta utilidad de interés político, económico o social y en los que la distinción entre verdad y mentira se justifica en el interior mismo de los intereses de los que utilizan dichos términos.

 Conceptualicemos y analicemos, en esta oportunidad, los diferentes tipos de mentiras que utilizan los políticos, donde remarcan determinados hechos, relacionándolos de manera que se obtenga un beneficio a su favor, rebajando o ignorando aquellas otras que les resultan inconvenientes. Por eso los, LÍDERES EN POLÍTICA DEFORMAN A CONVENIENCIA LA VERDAD.   

 

Acerca de Consejo de Redaccion
El Acontecer es Propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA Gerente General y Director Digital:Mauricio Martello Consejo de Redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

Leave a Reply

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado
Winston Morales Ch.

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.