Isleños preocupados por Ampliación Aeropuerto “El Embrujo” de Providencia…temen por invasión y hacinamiento !

Industrial fisheries of Orange roughy. Emptying a mesh full of Orange roughy into a trawler.

LA HORA “0” DE LA ISLA DE PROVIDENCIA

expansion4

La Divina Providencia

Promover manifestaciones públicas en el territorio pretendiendo descalificar el derecho constitucional que le asiste a un ciudadano a disentir de las decisiones adoptadas por los “otros” es negar la protección constitucional que les asiste como miembros de la sociedad a participar en las determinaciones que los pueden afectar, incluyendo al mismo Alcalde.

La expansión del aeropuerto de la isla de Providencia que sirve también a Santa Catalina no puede ser tomada como algo de poca trascendencia más allá de los impactos negativos que en todos los aspectos pudieran afectarla.   Todo lo contrario: se trata del proyecto de mayor envergadura que se desarrolla luego de la construcción del aeropuerto hace ya más de 40 años.

La situación por la cual hoy atraviesa la isla de San Andrés frente a la cual hace más de 50 años el Estado hizo todas las promesas para evitar una emergencia ambiental como la decretada hace apenas unos meses por el actual gobernador, demuestran una vez mas la irresponsabilidad del gobierno en el cumplimiento de sus compromisos y promesas.

expansion3

Noticia destacada en el Semanario Bilingüe de las islas en el año 1962. 55 años después el problema aún no ha tenido una solución, encontrándonos en emergencia sanitaria decretada por el Gobierno Departamental.

El proyecto de expansión, silencioso y mal concebido desde el principio por las autoridades del gobierno nacional, está dividiendo como el plebiscito a la comunidad de ambas islas. La forma como los funcionarios del Estado manejaron el proyecto desde la etapa del diseño, hasta su implementación,  pasando por encima y burlándose de los acuerdos convenidos, demuestra una gran perversidad en los operadores gubernamentales, y la decisión de llevar a cabo como sea un megaproyecto que aún no se sabe cuán grande será la magnitud de los impactos.

El acuerdo principal que es la realización de un Estudio de Capacidad de Carga previo la ejecución de las obras del “Embrujo”, aún no ha comenzado, y va en contravía del principio constitucional y legal de precaución adelantar unas obras sin siquiera saber cuál es la capacidad que ostentan los territorios y sus habitantes así como  sus posibilidades de supervivencia frente al embate que les espera.

No se sabe quiénes serán los expertos en la materia que conducirán un estudio riguroso de carácter científico y técnico;  sus altas calidades académicas y su respaldo en la experiencia en un tema tan complejo, tratándose de un territorio insular en medio del océano, con un espacio limitado a 17 kilómetros, donde conviven aproximadamente 5.000 habitantes.

Frente a las decisiones adoptadas por las altas autoridades del gobierno colombiano, no existía otro mecanismo dentro del empoderamiento de la comunidad,  que el de poner en movimiento el aparato judicial a través de las acciones populares como mecanismo de participación que pretende la participación de los ciudadanos,-  sin importar cuántos, puesto que uno solo es suficiente –   para solicitar hacer cesar el peligro, la amenaza, la vulneración y el agravio sobre los derechos e intereses colectivos.

Lo anterior se percibe claramente cuando en el manejo del proyecto se ha generado frente a muchos, una situación de desconfianza, existiendo presiones de parte de los constituyentes  y disimiles intereses entre las partes, con valores personales firmemente arraigados que no han podido ser conciliados voluntariamente porque el mismo Estado no lo ha permitido, promoviendo por el contrario un riesgo y una amenaza de generar un daño irreversible en el territorio, los ecosistemas, la cultura y la demografía, pudiendo incluso llegar a presentarse un cambio de población con mayor rapidez que el ocurrido en San Andrés, en donde los providencianos con el tiempo podrían llegar a convertirse en minoría. El Registsro de Población efectúado por el DANE en el 2013 lo demuestra.

expansion2

San Andrés de la década de los años 60. Perdimos el paraíso.

Frente a un escenario como este, el Alcalde aunque personalmente no esté de acuerdo con las pretensiones esgrimidas, siendo la autoridad de mayor jerarquía en su territorio, debe abstenerse de descalificar los mecanismos de participación ciudadana que se ventilan en los estrados judiciales,  aun habiendo sido vinculado al medio de acción popular el Municipio de Providencia y Santa Catalina del cual  él es su representante.

Respetar la dignidad de las personas, escuchar a los ciudadanos y organizaciones sociales, estar abierto a sus opiniones y propuestas, establecer reglas claras y parejas para todos, prever y detectar los conflictos, actuar en forma imparcial para encontrar soluciones justas, proteger el medio ambiente previniendo daños futuros y desastres, constituyen el núcleo funcional de los alcaldes. Y las acciones populares son a su vez, uno de los medios de protección de los intereses colectivos y difusos, que entre otros beneficios, pueden coadyuvar y colaborar en la gestión del burgomaestre, más aun si él mismo quizás no se alcanza a imaginar qué clase de intereses se encuentran escondidos detrás de ese proyecto.

Como bien lo afirma Santiago García Devesa en la publicación digital española BASSETA sobre el derecho de las minorías;  “La mayoría, por el simple hecho de serlo, no puede limitarse a imponer su criterio y, ni mucho menos, ahogar el debate e imposibilitar que otras propuestas salgan adelante sólo por el hecho de no ser impulsadas por ellos mismos. El peligro es el verse enfrentado a la minoría que se considera excluida, ninguneada”. Y es esto lo que el señor Alcalde debe evitar a toda costa.

QUITASUEÑO ha seguido de cerca el cariño y el afecto que el Alcalde profesa por su pueblo, por lo cual con el faro que desde lejos en medio del océano a todos ilumina, sin pretensiones como tampoco presunciones, augura que en este momento crucial para Providencia, sea usted leído en la historia de las islas como alguien que supo interpretar estos tiempos que pueden ser de “no retorno”, y quien sin comprometer la ordenación del gasto para movilizar a las personas, ha sabido garantizar la unidad de los habitantes de Providencia, porque la historia a todos nos juzga y de ser ejecutado este proyecto, aquellos que lideraron la propuesta  serán señalados por las generaciones por venir,  que en poco tiempo se convertirán en minoría en su propio territorio.

Es cierto, nadie lo niega,  que como ocurrió con San Andrés algunos nativos de las islas se beneficiarán de este proyecto.

¿Cuántos, hasta cuándo  y a qué precio ?

2016-08-20_20.55.42

Izquierda, Ex – alcalde Arturo Robinson Dawkins: Centro, Alcalde actual, Bernardo Bent- Derecha, Álvaro Echeverry Londoño, Director de Consulta Previa del Ministerio del Interior, quienes junto a la Aerocivil y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, entre otros, son los responsables del proyecto.

 

Acerca de Consejo de Redaccion
El Acontecer es Propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA Gerente General y Director Digital:Mauricio Martello Consejo de Redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico : Antonio David Castellanos Lenes

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado
Winston Morales Ch.

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.