DISCURSO CONTRA LAS RELIGIONES

    ¿Qué bien te reporta ir andando a Jerusalén, si dentro de tu alma tienes a Sodoma, Gomorra,Egipto y Babilonia … Erasmo Rotterdam. El Enquiridión.

         Foto Rene Arrieta

Por RENÉ ARRIETA PÉREZ*

Este discurso pretende dar luz sobre la esencia de las religiones y la desviación en la que cayeron desde los tiempos en que los iniciadores de ellas soportaron los principios en los que se sostienen, hasta llegar al punto en el que cayeron en un estado de decadencia por la propensión de sus guías y líderes al materialismo rampante.

El gran iniciador de la civilización actual, que hace que la Humanidad pase de su estado salvaje a un estado civilizado, es Hermes Trismegisto; quien cumplía el encargo de misión divina de preservar los registros del conocimiento atlante y entregarlo a la nueva raza indoeuropea y sus ramificaciones, antes de que su civilización decadente desapareciera. Lo cual cita ya Platón en sus diálogos Critias y Timeo. Del hermetismo salen los principios de las religiones monoteístas, y Hermes las consagró a la elevación espiritual de la Humanidad.

Las religiones que debían servir a ese sagrado propósito desviaron su cometido por la contaminación de los líderes de cada una de ellas y su caída en el materialismo, dentro del cual daban prioridad a los asuntos del disfrute terrenal de manera burda, antes que preferir el desarrollo armónico y equilibrado de lo material y espiritual.

Los líderes religiosos en aras de preservar el poder que les otorgaba el conocimiento decidieron ocultarlo a la Humanidad, perseguir a quienes lo divulgaban de manera responsable, justa y sana, o decidieron mutilarlo o falsearlo. Así preservaron su poder sobre las muchedumbres, pero las condenaron a la ignorancia que las ha arrastrado a los niveles de degradación en los que se encuentran actualmente.

Nos referimos, muy especialmente, a la matriz del cristianismo, donde hallamos al catolicismo y a una serie de confesiones que se llaman cristianas, puesto que su gran referente es Jesús Cristo. Abundan en ellas falsos cristianos: fariseos de la creencia y de la fe. El verdadero cristiano lo es de corazón y fundamenta su condición en la rectitud de sus sentimientos, pensamientos y actos.

Por otra parte, el agnosticismo y la vida material en la que han caído las sociedades las hace ateas e incrédulas, rompiendo todo lazo con la inteligencia que nos une al Creador. Igualmente, todo el tejido armónico entre el Hombre, la Naturaleza y el Universo se resquebrajó y dio paso a la ruptura ciencia-religión, dejando a las muchedumbres en un mar de escepticismo e irreligiosidad.

En un discurso desgarrador a Asclepio, -discurso IX-, Hermes advierte: “La divinidad se retirará de la Tierra y subirá al cielo, abandonando a Egipto, su antigua morada, y dejándolo huérfano de religión, privado de la presencia de los dioses”… Sigue Trismegisto ilustrando las desviaciones de las religiones en su discurso: …<< ¡Deplorable divorcio entre los dioses y los hombres! No quedan más que los ángeles malos, estos se mezclan con la miserable humanidad… (…) la empujan a todas las audacias malignas, a las guerras, a las rapiñas, a las mentiras, a todo lo que es contrario a la naturaleza de las almas (…) (…) Tal será la vejez del mundo, la irreligión y el desorden, confusión de toda regla y de todo bien>> (…).

No quiero hacer un análisis discursivo de los fragmentos de Hermes, pero si encuentran ellos en la realidad el reflejo de sus sabias palabras.

La literalidad estéril en la que se ha silenciado la real verdad de los textos sagrados obedece a ese mandato de la jerarquía divina, que recae como maldición terrible, pues los guías religiosos han llevado al ser humano y su conciencia a un estado de sopor, que ya cada fiel es marioneta de estafadores, se tornaron fanáticos y seguidores fidelísimos de quienes los conducen al abismo, y, a costa de sus flacas pertenencias, el sudor de sus frentes y su correspondiente miseria, los hacen inmensamente ricos en bienes terrenales.

No obstante, hay que advertir, que cuando los creyentes no  alienan a voluntad su discernimiento a un dogmatismo y una doctrina, aún es peor y más grave su situación: los esclavizan líderes y pastores de iglesias y sectas llamadas cristianas, que hacen uso de la brujería para dominar a sus fieles y escamotearles pertenencias y ganancias, quienes son inducidos por argumentos de un discurso ramplón a entregar lo que tienen, porque su dios es de prosperidad y lo que ellos dieren lo recibirán multiplicado. Asimismo, buscan favores sexuales en las mujeres, y, de los hombres, como manejan información de lo que hacen, les interesa su dinero.

De igual forma, hacemos esta observación a quienes seducidos por multitudinarias escenas de sanación, que no son más que choques energéticos a los que se someten bajo las luces de reflectores, entre gritos de histeria como auténticas cobayas, puesto que los espíritus guías (demonios) que asisten a estos pastores les hacen conocer el poder de nuestra conformación anatómica y la canalización energética que manejan las manos. Ese poder que verdaderamente se enseña a sacerdotes e iniciados en escuelas de misterios para sanar, estos individuos inescrupulosos, guiados por fuerzas espirituales infernales, las usan para crear delirios y desmayos en los asistentes, haciendo creer a la multitud que hubo sanación, cuando en efecto no hay más que una indolente escena de engaño, digna de magos ilusionistas.

Ponemos en conocimiento de toda esta verdad a la sociedad, y advertimos, que dejarse tocar la cabeza por estos defraudadores es dejarse vincular por un acto de magia negra para servir a ellos como esclavos. Las manos tienen ese efecto de poder, igual que un soplo, para vincular la voluntad del otro. Según Giordano Bruno, en De los vínculos en general: “Las fuerzas que ligan, en perspectiva universal, son Dios, el Diablo, el alma, la naturaleza, la suerte y la fortuna, y finalmente, el destino”. Inferimos que los delincuentes que asaltan la fe, supuestamente vinculan a sus víctimas a ellos, para que trabajen en su favor; usan el nombre de Dios como señuelo, pero, realmente, ellos se vinculan al Diablo.

En honor a la verdad, debemos decir también, que cuando existe la verdadera liberación o sanación de un miembro de esas iglesias, es por la cadena de oración gregaria, no por virtud del pastor, y estos aprovechan la masificación del espectáculo para el lucro.

Igualmente, debemos decir  que hay pastores honestos y con vocación de servicio, porque seríamos injustos si no admitiéramos que, por supuesto, los hay.

***

Así también, podemos afirmar que la letra en los libros sagrados tiene varios niveles, uno superficial para profanos y otro profundo para iniciados; no obstante, el apego a la letra mata. Por consiguiente, los guías religiosos debían ir introduciendo a las multitudes poco a poco en la comprensión del conocimiento sagrado, e ir formando sociedades de estimables niveles de moralidad, en aras del debido acto responsable, porque el conocimiento no debe entregarse a seres inescrupulosos. Así lo indica la sabiduría del mito de Prometeo, quien fue castigado por los dioses por entregar de forma indiscriminada el conocimiento. El conocimiento en manos de gente que aún no tiene la formación moral y espiritual es un acto de alta irresponsabilidad, puesto que lo usará a diestra y siniestra para obtener sus objetivos a costa de cualquier precio. En efecto, fue lo que pasó con la Humanidad. Lo correcto fue lo que hizo la escuela pitagórica: enseñaba filosofía para profanos, pero a su escuela de misterios no entraba todo el mundo. Solo accedían discípulos formados en principios y de elevación espiritual probada. Ya dentro de esta escuela mistérica, quien violaba el voto de silencio y hablaba de lo que solo le es dable conocer a un iniciado, era condenado a la locura o a la muerte, y fue el caso de Hípaso de Metaponto, quien reveló los números irracionales, cuando para Pitágoras aún eran un alogón, es decir, algo difícil de explicar, fuera de la proporción, de la lógica y la palabra.

El profano lee en la literalidad, en la superficie y la alegoría. El iniciado lee en las profundidades, en los abisales de lo que enuncia la palabra. Por eso la literalidad ha sido el caldo de cultivo de los fanáticos religioso que han sumido al mundo en guerras.

Las únicas guerras admisibles son las que cada hombre debe librar contra su ignorancia, incomprensión, intolerancia y todos los monstruos que lleva dentro.

***

Un punto de inflexión en la historia y el camino equivocado de las religiones lo podemos encontrar en el periodo inquisitorial, y de forma muy particular, en el basamento del catolicismo en el Malleus Maleficarum o Martillo de las brujas, escrito por los dominicos Kramer y Sprenger; afianzado en la promulgación de la bula Summis desiderantes affectibus, por parte de Inocencio VIII.  Asimismo, citamos, la campaña de guerra de los cruzados para preservar los lugares sagrados, propiciadora de una orgía de sangre y muerte.

De igual manera, el sermón de Gregorio el Grande, donde señala como prostituta a María Magdalena, falsea la historia y la somete a un malvado desequilibrio entre los sexos para preservación del poder exclusivamente para hombres. Sabemos que era una alta iniciada, -y además, amada por el Rabí-. Craso error que alteró la naturaleza de nuestro ser, puesto que la mujer es el otro lado de la moneda, y escindida ella de nuestro ser sólo queda imcompletud e imperfección.

Las religiones debieron enseñar al hombre a buscar a Dios, no a prometerle la salvación, esa promesa es una burda mentira, las cosas se ganan, no son gratuitas… El cielo se gana valientemente, con sacrificio y observación de virtudes y valores gratos a los ojos del Padre: solidaridad, piedad, amor, comprensión. El cielo no se gana sin méritos, no es salvo quien profesa una creencia, vale la obra, no la creencia. Por eso los fieles a ciertos grupos más que verdaderos cristianos son hipócritas, se dicen, no lo son. Son sí, sedicentes cristianos.

Las religiones se instituyeron para elevar a las mayorías a una vida espiritual, que las acercara a Dios. Las mayorías, por su misma configuración, siempre serían mayorías, pero si gozaran de la espiritualidad fueran santas legiones cercanas a la luz y al servicio de ella. A la condición mística le asiste su carácter, por consiguiente, siempre serían inmensas minorías. Tal condición requiere de terribles sacrificios, que la mayoría no estaría dispuesta a hacer desde ningún punto de vista.

Místicos e iniciados son osados y por su sorprendente valentía y terribles sacrificios llegan por la vía estrecha a lo más alto del cielo. Las muchedumbres por sus frutos y méritos apenas lo ganan.

Los verdaderos sacerdotes y servidores espirituales son humildes y entregados, sin ánimo de atesoramiento de las riquezas materiales. En esto Erasmo de Rotterdam, en El Enquiridión, es claro y taxativo: “Apóstol, Pastor, Obispo son vocablos de servicio, no de dominio. Papa, Abad son nombres de caridad, no de poder”.

***

La Humanidad es un fracaso porque uno de los elementos o pilares sobre los cuales debía soportarse la elevación moral y espiritual de ella era la religión, pero esta sucumbió ante la fuerza del materialismo grosero. Se contaminó igualmente la institucionalidad política. El arte de la política es el que vela por mantener el bienestar de la sociedad. Los líderes políticos: regentes, reyes, presidentes, gobernantes han corroído la estructura de esa institucionalidad con sus vicios de corrupción, mezquindad, engaño y rapiña sin piedad que deja en la orfandad a sus sociedades, y éstas huérfanas de justicia social y equidad se envilecen en el hambre y la miseria.

***

A imagen y semejanza. Como se advierte en el Génesis, el hombre es a imagen y semejanza de Dios: su esencia está en el corazón de todos los seres. Si eres digno, en ti permanece y te acercas a Él, si eres indigno se aleja. Te acercan las virtudes, te alejan los vicios y maldades.

Tú eres imagen de Dios, trata de reflejar fielmente esa semejanza asumiendo las virtudes, sus dignidades. A Dios lo nombran los sabios como Dignitas Dei, por estar constituido por unas dignidades que son: Bien, Belleza, Amor, Verdad, Justicia, Misericordia,…

Él es Bien, sé bueno. Él es Amor, sé amoroso. Él es Justicia, sé justo. Él es Misericordia, sé misericordioso. Él es Belleza, sé bello. Él es Verdad, rehúye a la farsa, el engaño y la mentira.

Si ejerces las dignidades de Él te asemejas a Él, te acercas a Él. Si las soslayas, desprecias o ignoras; así también lo haces con Él.

Esa es la verdadera religión: tú eres su templo y tu corazón su altar. Ese es el espacio donde mora Dios de forma natural. No lo busques afuera ni te adscribas a intermediarios. Búscalo dentro de ti.

Si quieres diezmar da al prójimo que necesite de tu ayuda.

***

En un análisis e investigación en los mundos superiores, que hizo el médico e iniciado gnóstico José Vicente Arias, se nos reveló la forma en que se percibe a  Benedicto XVI y las razones por las cuales renunció y el papel que debe desempeñar el actual papa Francisco. De igual manera, se nos revela la indignación del Sumo Creador con respecto a los traficantes de la fe.

Benedicto XVI fue puesto a prueba por la divinidad, y pasó la prueba. Dios no lo quería en el seno de una religión contaminada, porque es un sabio y tiene muchos méritos ante los ojos del Padre. A través de un ángel, con su más extrema expresión femenina de su dualidad se le comunicó que debía renunciar y prepararse para cumplir un papel importante en la ya conformada ‘Red apocalíptica’. Fue receptivo del mensaje y esa fue la razón de su renuncia como Papa. Él debe irrigar luz y conocimiento a la Humanidad y para eso se está preparando, con mucho ayuno y oración para entrar en escena para su misión. De esta red ya hablaremos en próximos artículos.

Papa Francisco. En cuanto al papa Francisco, la divinidad dispuso que debe ser un gran reformador de la Iglesia. Esa es su misión. Debe ser fiel a los principios de humildad, e implementar de forma radical la guerra contra los vicios de la institución.

***

Sobre los pastores que actúan de la forma más abominable contra los pobres que andan en busca de Dios, y actúan en su nombre, este es el mensaje:

Son indignos de Dios, serán castigados sin contemplación y deberán pasar por todos los círculos del Infierno, pero es en el sexto círculo donde más tiempo permanecerán, es el círculo de los herejes. Estarán por seis años terrenales, en el Infierno, en cuarta dimensión; que en años infernales traduce a seiscientos años. Estarán en completa vigilia. Allí el hambre es insaciable. El deseo de orinar es incontrolable, sin poder hacerlo en ningún momento. Y, finalmente, cuando hayan pagado por la gravedad de la que son culpables, les viene la desintegración cuando los tiren al cocito, el hueco último de las mazmorras del Infierno, para ser consumidos por el más terrible fuego. Y dejarán de existir en el Universo.

 

*Lingüista, Escritor y periodista. Iniciado gnóstico-Rosacruz (Escuelas de misterios). Este análisis e investigación se complementa con las  indagaciones en los mundos superiores realizadas con el médico e iniciado gnóstico José Vicente Arias sobre Benedicto XVI, el actual pontífice de San Pedro y sobre los pastores que trafican con la fe de su rebaño.

Nota:

Dejamos enlaces de las inescrupulosas e indignantes tareas de pastores voraces, y el testimonio de una mujer que conoce las estructuras que conforman para la comisión de sus delitos.

https://www.youtube.com/watch?v=3bnjlL_C5Dc

https://www.youtube.com/watch?v=4xavyTAAhw0

https://www.youtube.com/watch?v=PaQMu3bKSkE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Consejo de Redaccion
El Acontecer es Propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA Gerente General y Director Digital:Mauricio Martello Consejo de Redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

Leave a Reply

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Asesor de Sistemas: Jairo Enrique Amaris Hernandez
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez
Winston Morales Ch.
Mauricio Zapata Hoyos

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.