Cartagena de Indias Celebra su Fundación

De murallas asfixiantes y de alcatraces libres, del bazuco y del agua bendita, de vuelos charter y de enjambres de mototaxistas

HENRY VERGARA

Por: HENRY VERGARA

Cartagena de Indias, declarada por la UNESCO en 1983 “Patrimonio histórico y cultural de la humanidad”, fundada el 1 de junio de 1533 por Pedro de Heredia, fue, es y será una mixtura de risas y de llantos; de todos y de nadie, de indios y de castellanos, de la cruz y de la espada; de vencejos y de águilas caudales.

De murallas asfixiantes y de alcatraces libres, del bazuco y del agua bendita, de vuelos charter y de enjambres de mototaxistas. De localidades VIP y de niños silvestres en los pretiles, de buses destartalados y de automóviles blindados; de palacios y de tugurios, de oraciones y de blasfemias, de luces y sombras, de camionetas cuatro puertas y carretillas enclenques, de hoteles cinco estrellas y de las Residencias Roma, del buque Gloria y de canoas, del Salto del Cabrón y de la Niña Sola, del juego de dominó y de la Ruleta Rusa.

Del  amor y del odio, de poetas, del Galeón San José y los bolsillos rotos de los desarraigados por la violencia, de las barracudas de Obregón y de los grafitis de la plebe, de mazmorras y campanas al viento, del whisky y del “guandolo”, de rezos y de maldiciones, de San Pedro Claver y de verdugos inclementes, de valses y de champetas, de palomas mensajeras y de mariamulatas, de gatos y de perros.

Sí, es verdad, hoy en el cumpleaños de Cartagena de Indias no negamos que es una ciudad amañadora, muy a pesar de sus inviernos asesinos y sus incandescentes veranos. Ciudad de manglares y amenazada por el  desierto, de locos y de cuerdos, de saqueadores y de samaritanos, de dulces abuelas y sicarios, de ángeles y chamanes, de escritores y chanceros, de gordas y flacas, de mansos y de puñaladas traperas, de cunas perfumadas y de prematuros cajoncitos blancos.

Cartagena de Indias es, sobre todo, la ciudad del agua y del aceite, de la Madre Bernarda y de Pambelé, del Centro de Convenciones y de la mesa de fritos, de Rafael Núñez y de Arturo El Loco, de García Márquez y de los cuentos del Cuchilla, de aires acondicionados y de la botellita de Menticol, del Joe Arroyo y de la Oración Fuerte al Espíritu Santo, de la Media Luna y del santo Rosario, del arroz con coco y del caviar, de sopas de mondongo y de los pudines de Rosita Benedetti, del emisario submarino y de las pozas sépticas, de playas en subasta y vendedores de minuto.

Cartagena de Indias, como casi todas las ciudades, jamás dejó de ser un campo de batalla. De verdugos ciegos y de juristas 20/20, de Fernández de Madrid y de ostentosos analfabetas, de bazares eclesiásticos y de viudas sin techo, de piratas y de Blas de Lezo, de barriletes sin cola y de las puntadas con dedal, del Portal de los dulces y de los versos premonitorios del Tuerto López: “Viva la paz, viva la paz” / Así trinaba alegremente un colibrí… / Sentimental, sencillo, de flor en flor… / Y el pobre pajarillo / Trinaba tan feliz sobre el anillo / Feroz de una culebra mapaná.”

Acerca de Carolina Herrera
El Periódico El Acontecer, es propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA. Gerente general y director digital: Mauricio Martello Consejo de redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

Leave a Reply

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Asesor de Sistemas: Jairo Enrique Amaris Hernandez
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez
Winston Morales Ch.
Mauricio Zapata Hoyos

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.