La educaciòn laboral y la educaciòn sindical en el tapete de los sindicatos…

La educación obrera: instrumento para la transformación efectiva del mundo del trabajo

 

La educación obrera y la educación sindical tienen sus particularidades. Este artículo analiza ambos conceptos de forma breve.

Hiller Alberto Hernández Muñoz

Especial para El Acontecer Colombia o www.elacontecer.co   

Históricamente los sindicatos y demás organizaciones sindicales han focalizado sus procesos formativos, al fortalecimiento de las habilidades instrumentales y técnicas de sus afiliados en relación con los contextos políticos y jurídicos que enmarcan las relaciones laborales, sus dinámicas y procesos. Sin embargo, en palabras de Edwin Palma, presidente de la USO (2019)

Hoy existen decenas de esfuerzos aislados, pequeños y sin rumbo, sin metas claras. Esos esfuerzos se han dirigido a formar cuadros sindicales, casi siempre hombres de más de 40 años que suelen pasar buena parte del año en diversos cursos, que no contribuyen a transformar la anquilosada cultura institucional del sindicalismo, y se dirigen a organizaciones o tendencias políticas sindicales en asuntos que poco tienen que ver con los cambios en el mundo del trabajo, que evaden las urgencias del sindicalismo colombiano: Formar organizadores sindicales, comunicadores digitales, que hablen con todos los trabajadores o expertos en litigio estratégico e internacional.

Lo anterior hace necesario retomar la pregunta realizada por la OIT en 2006  en relación con los procesos de formación propuestos por las organizaciones sindicales:

  • ¿Cuáles son sus objetivos en la labor de formación que llevan a cabo?,
  • ¿Procuran nada más defender a sus afiliados dentro del contexto de la nueva configuración del mundo o quieren pasar a ser protagonistas y ocupar un primer plano dentro de la sociedad civil?

Ello, como mecanismo para establecer el rol e impacto de la educación obrera en los procesos de fortalecimiento de la organización sindical, pero, en un sentido más trascendente, en las dinámicas de transformación de los diferentes contextos laborales en espacios dignos, decentes y saludables, no solo para el ejercicio de una labor específica, sino para el desarrollo humano integral y sostenible de quienes hacen parte del mundo del trabajo.

Sin embargo, se requiere diferenciar dos términos, que si bien, en algunos espacios se utilizan de manera indistinta, en otros, como en el planteamiento que aquí se hace, poseen características diversas, las cuales les otorgan a su vez atributos e impactos distintos; éstos serían entonces los conceptos de educación sindical y educación obrera.

Te puede interesar:

Diferencias entre la educación sindical y la educación obrera

Spencer, en el documento de la OIT (2006) introduce el uso indistinto de los términos de educación obrera y educación sindical (p.13) expresando algunas diferencias que van más desde la naturaleza del oferente, que de la población objetivo; expresando que

… (En este debate se pueden utilizar indistintamente los términos «educación sindical» o «educación obrera». «Educación sindical» se reserva a veces para los cursos que están directamente a cargo de sindicatos por oposición a los cursos de educación obrera que dictan otras entidades para los sindicatos.)

De lo anterior, puede deducirse entonces que, en esta categorización presentada, la educación obrera es brindada por diferentes organizaciones – no exclusivamente sindicatos – mientras que la educación sindical es aquella que las organizaciones sindicales preparan, ofrecen y ejecutan a mutuo propio, para sus afiliados y representantes.

Sin embargo, en esta definición de Spencer, la población objetivo es la misma: Los trabajadores sindicalizados y sus representantes; lo que deja entonces de lado a aquella población de trabajadoras y trabajadores que, por diferentes circunstancias, no se encuentran adscritos a una organización sindical; lo anterior, teniendo en cuenta los contextos actuales en los cuales la afiliación a los sindicatos por parte de las trabajadoras y trabajadores se ha visto disminuida, hace pensar en una relación proporcional de los impactos que la educación obrera o sindical – dirigida exclusivamente a la población trabajadora sindicalizada – pueda tener.

Para este artículo, propondremos una diferenciación entre las categorías de educación obrera y educación sindical, no desde la naturaleza del oferente, sino del participante, estableciendo que, la educación sindical, es aquella que es ofrecida por los sindicatos u otras organizaciones sociales y académicas, a la población de trabajadoras y trabajadores afiliados a sindicatos, teniendo como objetivo primordial, el fortalecimiento de la organización sindical y la generación de procesos de militancia y movilización en quienes participan de dichos procesos educativos. Por otro lado, la educación obrera, en un sentido más amplio, está referida a todos aquellos procesos formativos, concernientes al mundo del trabajo y las relaciones, políticas, ideologías, paradojas, contradicciones, tensiones que se presentan en él; dirigidos a toda la población de trabajadoras y trabajadores, independiente si éstos se encuentran sindicalizados o no.

En esta línea podemos establecer entonces algunas diferencias entre la educación sindical – entendida como ya se ha abordado – y la obrera – comprendida en los términos del presente texto de análisis.

LEER COLUMNA

La respuesta del Estado no ha sido suficiente para salir de la crisis, dice Cedetrabajo

Foto archivon de Ivan Duque

Cedetrabajo acaba de publicar un informe para analizar las medidas del gobierno que mitigan la pandemia. El documento titulado “informe mujeres, jóvenes y mayores los más afectados por la pandemia” concluye que el Estado no ha hecho lo suficiente para contrarrestar la perdida de ingreso de los colombianos.

La respuesta del Estado ante la pandemia no ha sido efectiva, asegura Cedetrabajo. Según el estudio “los esfuerzos por contener el marchitamiento del ingreso nacional no han sido suficientes, más aún si comparamos los resultados con otros países de la región y el mundo”. Por ende, es necesario discutir sobre los instrumentos para salir de la crisis, ya que, si persiste esta situación, el escenario de recuperación en el corto plazo está cada vez más lejos.

Cedetrabajo dice que la pandemia en Colombia ha afectado la mortalidad, el empleo, los ingresos, la salud mental y aumentó la pobreza.

Acerca de Carolina Herrera
El Periódico El Acontecer, es propiedad de: ACONTECER PRODUCCIONES LTDA. Gerente general y director digital: Mauricio Martello Consejo de redacción : Carolina Herrera

Be the first to comment

Leave a Reply

pie de página el acontecer

Gerente Gral y Co/fun: Mauricio Martello Díaz
Directora Fundadora: Carolina Herrera
Secretario General y Asesor Jurídico: Antonio David Castellanos Lenes
Asesor de Sistemas: Jairo Enrique Amaris Hernandez
Coordinador de Arte y Cultura: Franklin Vega Zambrano

Consejo de Redacción:
William Hundelshauseen
Luis Sanchez
René Arrieta
George Salgado
Maria Camila Ruiz Bonilla

Consejo Editorial:
Juan Carlos Guardela
Carolina Herrera
Ramon Rodriguez
Winston Morales Ch.
Maria Camila Ruiz Bonilla
Mauricio Zapata Hoyos

elacontecer@hotmail.com
Cartagena de Indias D.T y C - Colombia Sur America
© Copyright 2018 - El Acontecer - All Rights Reserved.